Well Proven Chair

Entendiendo que hay un desperdicio del 50% al 80% de la madera, buscábamos maneras de incorporar ese residuo al diseño usando bioresina. Ocurre una reacción química curiosa al mezclar la resina y la viruta, y se expande en una estructura esponjosa. La mezcla de resina y viruta se une a mano a la estructura de la silla, reforzando donde haga falta. La mezcla empieza a esponjarse explosivamente creando su propia forma particular.

Autoría

JAMES SHAW (1987) y MARJAN VAN AUBEL (1985) se conocieron el el Royal College of Art en Londres. Empezando con un descubrimiento accidental hecho por Marjan en los talleres de la escuela empezaron la colaboración que ha legado a ser la Well Proven Chair.

Vídeo

Web

http://www.wellprocenchair.com

País

Londres, Reino unido